No sólo es posible desinfectar superficies. La calidad del aire y los ambientes, lo que habitualmente llamamos “aire interior”, son igualmente sensibles a la contaminación y propagación de sustancias suspendidas y microorganismos dañinos para la salud de los seres humanos.

Y cuando hablamos de asegurar la calidad del aire, hablamos de bioseguridad ambiental. 

La calidad del aire, a no ser que el olor nos alerte, no es algo sobre lo que reflexionemos o a lo que generalmente prestemos atención.

Si nos parásemos a pensar en la cantidad de horas que pasamos en interiores de edificios, restaurantes, zonas o salas de espera de toda índole, respirando “aire interior”, y supiéramos todos los microorganismos y partículas que el aire es capaz de arrastrar consigo, hasta en la más amable de sus versiones, repararíamos en la importancia e influencia que la calidad del aire tiene en nuestra salud.

Los efectos nocivos para la salud que puede provocar ese “aire interior” son variados, y van desde alergias a patologías más graves o muy graves como el desarrollo de un cáncer.

Ahora, además, a las amenazas conocidos hemos incorporado el nuevo coronavirus SARS CoV-2, causante de la enfermedad Covid-19. Y a este respecto, tal y como han advertido desde la Organización Mundial de la Salud (OMS), la distancia de seguridad en interiores no sería suficiente para frenar el virus.

 

Cómo analizar la calidad del aire

Para ello se deben realizar muestreos y análisis microbiológicos en todos los equipos y salas o espacios implicados, con los que determinar la calidad del aire y el estado de los elementos relacionados con el mismo, como sistemas de climatización, ventilación, extractores, o centros hospitalarios y quirófanos, entre otros.

Sin embargo, aunque podemos hablar de bioseguridad ambiental de manera genérica, en el sentido de garantizar un ambiente libre de elementos nocivos para la salud, cada sector o ámbito profesional conlleva sus características.

En este sentido, debemos fijar la atención también en el conjunto de profesionales que participan en su garantía y entre los que destacan nuestros servicios. Porque si bien es cierto que no participamos en ninguna otra fase, como por ejemplo ocurriría si estuviésemos hablando de intervenciones quirúrgicas, en cambio sí tenemos la responsabilidad de garantizar las condiciones asépticas de los espacios y ambientes involucrados.

Tanto la legislación como la responsabilidad profesional hacen que sea obligatorio cumplir con las revisiones periódicas en sistemas de ventilación y edificios, y la aplicación de servicios de higienización y asepsia que validen esa calidad del aire.

Servicios de desinfección que en Microclean venimos realizando junto a la desodorización en hospitales, salas blancas y quirófanos, laboratorios clínicos, oficinas o centros de trabajo, sector inmobiliario y residencias o centros geriátricos, por ejemplo.

En todos ellos hemos venido aplicando nuestra experiencia y formación, apoyándonos en la tecnología más innovadora y eficaz del mercado: la micro-pulverización electrostática avanzada.

 

MicroClean, especialistas en bioseguridad ambiental 

Como expertos en bioseguridad ambiental confiamos en la micro pulverización electrostática avanzada  para eliminar cualquier microorganismo patógeno perjudicial para los seres humanos.

Somos una empresa inscrita en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Biocidas, y podemos certificar todos nuestros tratamientos, los cuales siguen estrictos protocolos tanto a la hora de diseñar los tratamientos y como en el momento de su aplicación.

Estos protocolos cumplen con las normas de seguridad vigentes y se sirven sólo de sustancias biocidas aprobadas por el Ministerio de Sanidad para garantizar los mejores resultados.

 

MicroClean-Solutions, expertos en materia de bioseguridad ambiental y descontaminación bacteriológica. Más de 5 años de experiencia librando de gérmenes patógenos, bacterias y virus todo tipo de espacios y superficies.