Extraída directamente de la traducción del término inglés biosafety, la bioseguridad, definida por la Organización Mundial de la Salud, (OMS), hace referencia a los principios, tecnologías y prácticas de contención que se implementan para evitar la exposición no intencional a agentes biológicos y toxinas, o para evitar su liberación accidental.

La bioseguridad, aún estando relacionada con el término bioprotección (palabra acuñada años más tarde), no debe confundirse con ella.

Pincha en el siguiente enlace para saber qué es bioseguridad.

Es término implica, por tanto, un punto de partida previo al peligro a través de medidas bienintencionadas, mientras que la bioprotección pone su foco en el control, legalidad y custodia de materiales biológicos, entre otros.

En cualquier caso, la protección está presente en ambos, frente a las amenazas. Y para detectar esas amenazas, para poder hacerles frente, evaluarlas y adoptar las medidas pertinentes, utilizamos expresiones como “riesgo biológico”, “biocontención”, y, “bioprotección”.

Todos estos términos, como veremos a continuación, son clave en materia de bioseguridad.

 

Definición exacta de bioprotección

Nos referimos al riesgo biológico cuando tratamos de evaluar, ponderar o medir todas aquellas situaciones producidas por exposiciones a agentes biológicos capaces de provocar enfermedades.

Usamos el término biocontención para diseñar e implementar medidas encaminadas a la contención, que son propias de centros de investigación de distinta índole.

Medidas diseñadas para controlar y evitar la diseminación de enfermedades infecciosas de centros de investigación, hospitales y cualquier espacio donde puedan albergarse estas amenazas.

Por su parte, con el término bioprotección nos estamos refiriendo a todas aquellas medidas que puedan reducir el riesgo -accidental o intencionado- de la pérdida, robo, errónea manipulación o liberación accidental de todo tipo de microorganismos patógenos y toxinas.

Este apartado, así como en los anteriores, precisan la coordinación de distintos profesionales que irían desde la seguridad privada, hasta las políticas de regulación. Y, por supuesto, también los profesionales encargados de las instalaciones y su seguridad.

Microclean, como empresa especializada en el diseño de protocolos de bioseguridad ambiental  y desinfección microbiológica y, la aplicación de tratamientos específicos acordes a la complejidad de las características del sector del que se trate, contamos con la mejor tecnología y el capital humano necesario para garantizar espacios libres de amenazas microbiológicas.